Wednesday, September 29, 2004

Feria Real 2004 ¡Olé, olé!

Bienvenidos queridos amigos, a la primera entrega de mi blog, del blog del Niño Rata.

Hoy han empezado las fiestas Reales de mi pueblo. Mi pueblo se llama Baena, de la provincia de Córdoba, y tiene algo así como 20.000 habitantes.

Total, os cuento un poco. Yo, desde siempre, he sido de poco salir. Cuando tenía que haber empezado a hacerlo, me negué, y al tiempo ya se hizo irremediable mi sedentarismo empedernido. Pero en parte me siento feliz.

La gente sale y no sabe a qué. Muchos dicen que soy un amargado, y que no salgo porque no tengo amigos. En parte es verdad, porque a los pocos amigos que tenía les he mandado a tomar por culo. Y es que yo prefiero estar solo que mal acompañado.

Bueno, lo que decía. Ayer salí en plan zombie a mirar qué había por la feria. Es cojonudo, la gente esperando todo el año a la feria, y cuando salen, no encuentran otra cosa que la misma mierda de siempre, multiplicada por diez. Hay quien tiene la excusa de que es una manera de evadirse, y digo yo ¡y una mierda!, porque si durante el resto del tiempo te dedicases a algo que necesitase de evasión, lo comprendería, pero eres un simple y a lo que te dedicas es a comerte los mocos.

La gente no piensa, luego hacen lo que haga el de al lado, que a su vez tampoco piensa y hace lo propio. Todo está dominado por la ignorancia, de la que se aprovechan hábilmente los medios de comunicación, que leches, la tele, para así convertirles en burros, llenos de odio que lo único que saben hacer es destruir, y alimentarse de la basura y simpleza que ofrecen dichos medios.

Luego, en la escuela, pueden incluso ser estudiantes modelo, que cumplen al 100% el curriculum exigible por la LOGSE. Pero ni aún con esas, la gente tiene la más mínima inquietud por saber cómo funciona el mundo que les rodea. Incluso el propio sistema educativo, propicia el que las personas se conformen con lo mínimo, con aprobar y punto, siendo los profesores muchas veces los culpables, viendo como la gente muere intelectualmente y rascándose la barriga con la única preocupación de obtener su sueldo de funcionario (aunque claro, hay sanísimas excepciones).

En fin, que mientras el mundo se acaba, España cae en su época más inculta y violenta, nosotros, los adolescentes, las generaciones que tendremos que enfrentarnos a los errores de la actual, estamos más tranquilos viendo Gran Hermano y leyendo el Vale, mientras jugamos a ponerles melodías y banderas franquista a los móviles... Pero todo esto no es casualidad, ni mucho menos nuestra culpa.

Son los grandes, los ricos, las multinacionales, los que realmente gobiernan el mundo, los que subvencionan o directamente crean las directrices y patrones para inculturizar y alienar-nos, para que luego, no podamos pensar, y por ello, no podamos actuar, y hagan lo que les de la gana con nuestras vidas....

Me iré a vivir al campo, en una cabaña bien alto en la montaña, con un huerto y dos vacas. ¿Se puede pedir más?

0 Comments:

Post a Comment

<< Home